miércoles, 11 de enero de 2012

Jean-Paul Sartre y Prometeo

El hombre es el único que no sólo es tal como él se concibe, sino tal como él se quiere, y como se concibe después de la existencia, como se quiere después de este impulso hacia la existencia; el hombre no es otra cosa que lo que él se hace. Éste es el primer principio del existencialismo.

De su obra ''El existencialismo es humanismo''