martes, 24 de enero de 2012

Donum vitae sobre Bioética

67,6. En marzo de 1987, la Santa Sede publicó un documento titulado Donum vitae sobre Bioética, poniendo barreras morales a la manipulación genética. La Iglesia está a favor del hombre y no acepta que se fabriquen hombres en serie para luego destruirlos cuando ya no interesen .

No puede permitirse el derecho a crear una vida humana con el fin de destruirla después.

Aquí algunas ideas del documento Donum Vitae:
«Si el progreso tecnológico no está encauzado por la moral, puede atentar contra la dignidad de la persona humana» (Introducción nº 2). «No todo lo que es técnicamente posible es moralmente admisible»(Introducción nº 4). «La Ciencia y la técnica exigen el respeto incondicional a los criterios fundamentales de la moralidad: deben estar al servicio de la persona humana»(Introducción nº 2). «El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el primer instante de su concepción»(I,1). «Es inmoral producir embriones humanos destinados a ser explotados como “material disponible”. Resulta obligado denunciar la particular gravedad de la destrucción voluntaria de los embriones humanos obtenidos “in vitro” con el sólo objeto de investigar»(I, 4). «Tanto en el caso de los fetos muertos, como cuando se trata de cadáveres de personas adultas, toda práctica comercial es ilícita y debe ser prohibida»(I, 4). «Desde el punto de vista moral, sólo es verdaderamente responsable, para con quien ha de nacer, la procreación que es fruto del matrimonio… La fidelidad de los esposos, en la unidad del matrimonio, comporta el recíproco respeto de su derecho a llegar a ser padre y madre exclusivamente el uno a través del otro. El hijo tiene derecho a ser concebido, llevado en las entrañas, traído al mundo y educado dentro del matrimonio»(II, 1).