martes, 29 de noviembre de 2011

Complejo del Hipopótamo


Esta es una bestia fiera que se cría en los grandes ríos, y particularmente en el Nilo. Tiene dos uñas hendidas como buey, el cuello, crin y espalda o cerro, de caballo. Tiene su relincho, el rostro remachado, la cola torcida, los dientes como los colmillos del jabalí. Del cual hace mención Plinio lib. 8, c. 35. Es el Hipopótamo símbolo de impiedad y crueldad de los hijos contra los padres, y de irreverencia, ingratitud e injusticia; por cuanto en creciendo quiere tener acceso con su madre: y si el padre se lo defiende le hace rostro, y si puede lo mata. Verás a Pierio Valeriano libro 29, cap. Impietas".

Hipopótamo

Esta es la definición de hippopotamo que da el primer diccionario de nuestra lengua, el Tesoro de la lengua castellana (1611) de Sebastián de Covarrubias. La parte descriptiva -hecha, como en las mitologías, con un despiece de otros animales proviene, como bien se indica, de la Historia natural de Plinio, escrita 16 siglos antes; la parte simbólica, de Hyerogliphica (1556), un tratado de simbología y emblemática del humanista italiano Piero (o Pierio) Valeriano. La historia del hipopótamo parricida e incestuoso la contó Plutarco en De Isis y Osiris a principios del siglo II, y Robert Graves, al citarla en Los mitos griegos (1955), señalaba humorísticamente que al escritor latino nunca se le habría ocurrido postular un complejo de hipopótamo para lo que Freud llamaría más tarde complejo de Edipo. Lacan, en su Seminario 8 (1961), se hizo eco de la broma y la refutó, marcando las diferencias.