domingo, 10 de febrero de 2013

Extremoduro con Prometeo


Esta canción de Extremoduro canta una historia de amor que está algo acabada pero que siguen viéndose por la noche y ella le da esperanzas a él. Dice así: 
“Me regaló una herida, cierra de noche, abre de día;
- no sufras Prometeo - me dice siempre que la veo.” 
Esto hace una clara alusión al buitre de Prometeo ya que al igual que su hígado volvía a crecerle cada noche, y el águila volvía a comérselo cada día; la pareja tiene relaciones por la noche, algo que esperanza al chico, pero luego al día siguiente la herida sigue abierta y es como si le devoraran las entrañas. Es el castigo de Prometeo voluntario que llegan a hacer las personas por amor.